Diego Asenjo y la importancia de competir para mejorar en Jiu-Jitsu

«Competir te da experiencia y, en consecuencia, mejora tu rendimiento en Jiu-Jitsu». Foto: colección personal

Con sede en la ciudad de Orlando, Florida, nuestro GMI Diego Asenjo, de Fabin Rosa Brazilian Jiu-Jitsu, defiende la importancia de la competencia para moldear al practicante del soft art.

En una conversación con GRACIEMAG, el cinturón negro contó un poco sobre su trayectoria competitiva, lo que le hizo crear el peso necesario para enseñar Jiu-Jitsu sobre bases sólidas. Con estos valores y principios, Asenjo transmite sus conocimientos no solo a sus alumnos, sino también en casa, formando una familia competitiva con su esposa e hijos incluidos. ¡Mira la entrevista en las líneas a continuación!

* ¡Únete al equipo de GMI! *

GRACIEMAG: ¿Cómo empezaste a hacer Jiu-Jitsu?

DIEGO ASENJO: Empecé a entrenar Jiu-Jitsu en 1990, cuando tenía 9 años. En ese momento se encontraba entrenando en el Clube Monte Líbano, en Lagoa. Estuve en este gimnasio durante seis o siete meses, pero finalmente migré, como cualquier niño, a otros deportes como el fútbol y el baloncesto. Tuve un breve contacto con Jiu-Jitsu mientras visitaba el gimnasio de Carlson Gracie y entrenaba con Marcelo Saporito, pero como vivía en Gávea, estaba demasiado lejos para viajar a Copacabana. Regresé definitivamente en 1994, con el apoyo de algunos compañeros que se formaron en la Academia Nova Geração, en Leblon. Desde ese momento, he sido una Nueva Generación toda mi vida.

¿Cómo fueron tus años en las bandas de colores?

Dado que tuve una experiencia previa con Jiu-Jitsu, no entré completamente en la Nueva Generación. Recibí mi cinturón amarillo con veinte días de entrenamiento para poder competir en la primera Copa Axe, que no tuvo disputa con los blancos. Fui campeón en ese evento, con 12 o 13 años. Desde entonces, he competido en todos los campeonatos que pude. Competir te da experiencia y, en consecuencia, mejora tu rendimiento en Jiu-Jitsu.

¿Has acumulado muchos títulos en ese momento?

He tenido cierto éxito con los colores. También en 1994 fui campeón estatal con la amarilla y campeón brasileño con las naranjas. Al año siguiente recuperé al brasileño, nuevamente con la naranja, y una tercera vez con el verde. En el cinturón azul, a los 15, fui campeón brasileño, peso y absoluta, y al año siguiente gané el bronce en el mundial. Bajé un poco la velocidad en el cinturón morado, pero volví a ser campeón brasileño en el cinturón marrón.

Asenjo y sus hijos. Foto: colección personal

¿Cuál es el recuerdo más memorable de tu graduación como cinturón negro?

Recibí el negro en 2003, hace casi 18 años, del maestro Francisco “Toco” Albuquerque. Fue un día muy especial para mí. Recuerdo ver a mis amigos entrenador, a quienes considero hermanos tatami, aplaudir mi resultado y contentos con mi resultado. Mejor aún porque tuve el honor de recibir el estandarte del Maestro Toco, que para mí es un símbolo del padre.

¿Cuál es, en tu opinión, el diferencial para un buen deportista?

El atleta depende solo de él. Su rendimiento está influenciado por el tiempo que dedica al entrenamiento, cuánto está disponible para la aptitud física y la experiencia que adquiere compitiendo. Este último punto, de hecho, es fundamental. Un buen atleta necesita tener horas de competencia iguales a horas de trabajo. Esto se debe a que existen muchas diferencias entre el Jiu-Jitsu en el entrenamiento y la competición. La competencia marca la diferencia en el tiempo que tienes para pensar en una estrategia o hacer un movimiento y te enseña cómo administrar tu energía bajo presión. Conozco a varios leones de gimnasio que han visto competir a gatitos. También vi la situación contraria, chicos que son normales en el gimnasio, pero que crecen compitiendo de forma absurda.

La transición de deportista a profesor no siempre es fácil. Entonces, ¿cuáles fueron las referencias que ayudaron a moldear su enseñanza?

Primero, el profesor Francisco Albuquerque, maestro Toco, quien es mi mayor referencia. También considero al profesor Ricardo Libório y, por supuesto, al maestro Carlson Gracie, que es el linaje que he seguido a lo largo de toda mi carrera en Jiu-Jitsu. A pesar de la influencia de todas estas figuras, siempre estoy abierto al aprendizaje. Si alguien me muestra algo interesante o más eficaz, lo incorporo a mi metodología.

Grupo de niños de Asenjo en Fabin Rosa Brazilian Jiu-Jitsu. Foto: colección personal

Como maestro, ¿cuál es la lección más importante para enseñar al alumno?

Más que enseñar la técnica, es necesario enseñar los valores que tiene el arte marcial. Asociación, amistad y, sobre todo, respeto por tu compañero de entrenamiento. Necesitas a tu compañero de entrenamiento para mejorar. Si entrena duro y lastima a su compañero de trabajo, no lo tendrá al día siguiente. Si no lo jalas y lo obligas a hacer todo lo posible, ni siquiera será lo suficientemente bueno para hacerte sentir mejor. Uno ayuda al otro y los dos crecen juntos.

Además del maestro, la Academia también juega un papel importante en la educación de los estudiantes. ¿Cuál es la clave para crear un ambiente acogedor y educativo en Jiu-Jitsu?

El gimnasio debe tener un ambiente positivo y un clima ligero. Sobre todo es necesario tener amor. Actualmente vivo en Orlando, trabajo bajo la bandera de Fabin Rosa Brazilian Jiu-Jitsu y, desde que vine aquí, la academia se basa en el amor por el deporte. Enseñar Jiu-Jitsu amando lo que haces es mucho más fácil, mucho más relajado y, como resultado, tu desempeño como instructor mejorará. Los estudiantes sentirán este amor, se enamorarán y mejorarán gracias a él. Todo lo que se hace con amor se hace bien.

Con sus hijos ya entrenando, su esposa también terminó enamorándose del Jiu-Jitsu. ¿Fue por tu aliento o el interés vino de ellos?

Llevo 21 años con mi esposa. Es bailarina, siempre ha trabajado en ello y nunca ha podido ingresar al Jiu-Jitsu debido a su profesión. Cuando llegamos a los Estados Unidos, dejó de ser bailarina, comenzó a ver mis clases, se interesó y ha estado entrenando todos los días desde entonces. Durante la pandemia, me ayudó con clases en línea como compañero de entrenamiento. Hemos estado entrenando mucho durante este período y, cuando la situación mejoró, se presentó la oportunidad de pelear en los Juegos Panamericanos y el Orlando Open. Fue campeona en ambos campeonatos. El mes pasado, todavía vestida de blanco, luchó en otro Orlando Open, recuperó el oro y la ascendí a cinturón azul. Hoy, además de entrenar, me ayuda en las clases infantiles como asistente y ya está inscrita para pelear su primer campeonato en azul, que será en Atlanta.

Asenjo se graduó del cinturón azul Fernanda Riccioppo, su esposa. Foto: colección personal

graciemag_assine_barra

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la política de cookies. Si continua navegando estás aceptándolas.    Más información
Privacidad