Jiu-Jitsu Pan Chest: en 1996, Rigan Machado, Ruleta, Jamelão y otros duelos para la historia

Rigan pasa la guardia de la ruleta.  Foto: Archivo Rigan Machado

Rigan Machado pasa la guardia de la Ruleta. Foto: Archivo Rigan Machado

En la década de 1990, los Campeonatos de Jiu-Jitsu cambiaron de nivel.

IBJJF Jiu-Jitsu Pan, por ejemplo, nació en 1994, pero fue en 1996 que pasó a la historia con una gran H, y cuando la prensa fue a seguirlo para fotografiar, registrar y contar lo que pasó.

Fueron batallas memorables, entre algunos de los luchadores más duros de la época. Incluso en las divisiones de los cinturones de colores surgieron nombres que dejarían su huella en el Jiu-Jitsu.

Por ejemplo, estuvieron Robson Moura y Vitor Shaolin, cinturón marrón, cuando ganaron las divisiones de peso pluma y peso pluma, respectivamente. Otra maestra famosa es Amal Easton, ahora líder de Easton BJJ en Colorado, quien era cinturón azul de 26 años en ese momento.

Informe GRACIEMAG sobre la Panamericana de 1996. Foto: Archivos GRACIEMAG

Informe GRACIEMAG sobre Pan.

“Recuerdo que el peso duró seis horas, fue brutal. He estado esperando desde las 8 de la mañana porque no había una hora adecuada para entrar. Me senté allí y esperé todo el día a que me llamaran”, dice Amal.

“Mi primera pelea fue recién al final de la tarde y la última alrededor de la medianoche, contra Rolles Gracie Jr. Creo que recibí la sumisión de tres combates antes de la final. Pensé que la final sería al día siguiente, ya me iba cuando Encontré a Carlinhos [Carlos Gracie Jr.] y me preguntó si no iba a pelear la final. Me volví a poner el kimono y volví a pelear.

“Creo que tenía 17 o 18 años en ese momento y entrené con él antes, en Florianópolis, cuando visité el gimnasio de Rilion Gracie. Todos los que consideraba mis maestros vitorearon a Rolles. Solo tenía a Carlos Machado de mi lado. Nunca lo olvidaré por ese día.

“Fue una batalla reñida, con Rolles teniendo la ventaja todo el tiempo. Me quedé atrapado en el fondo, media guardia, y superé o casi toda la pelea. Pero estaba contento con la pelea”, recuerda el profesor.

Podio semipesado azul: Amal, Rolles y Max Araujo.  Foto: Archivos Rolles Gracie

Podio semipesado azul: Amal, Rolls y Max Araujo. Foto: Archivo Rolls Gracie

Marcio Feitosa, recientemente ascendido a cinturón negro en 1996, ha tenido la oportunidad de tomar una revancha privada en la división de peso ligero. En 1995, Feitosa había sido derrotada por Bob Bass, alumno de Joe Moreira, y esta fue su primera derrota desde el cinturón amarillo. En 1996 Marcinho logró salirse con la suya, como dice:

“Las llaves eran duras. Mi pelea con Bass fue muy temprana y pude pelear con lo mejor de él. Luego me enfrenté a Renato Barreto en la final. Fue una pelea complicada, como siempre. Es un guardia muy flexible. Al final todo salió bien y terminé primero”.

Otro gran duelo que se dio en 1996, en Los Ángeles, fue en la final welter cinturón negro, entre Roberto Roleta y Saulo Ribeiro.

Esta fue la segunda de tres memorables batallas entre ellos. Esta vez, Roleta estuvo en la cima la mayor parte del tiempo y salió victoriosa por decisión del árbitro Joe Moreira.

Sin embargo, el gran nombre del evento fue Rigan Machado. Hoy entrenador de muchas estrellas de Hollywood, Rigan comenzó su vida en los Estados Unidos. Nos cuenta cómo llegó a lo más alto del cinturón negro absoluto, en particular su batalla contra Roleta:

“Quería ir a Brasil para competir en la Copa del Mundo, pero estaba en medio del proceso de inmigración y no podía salir de los Estados Unidos. Carlinhos (Gracie Jr) me dijo que no me preocupara, porque iban a haber grandes nombres en el Pan. En ese momento estaba trabajando mucho y solo tenía dos semanas para entrenar, así que opté por actuar con mucha estrategia. Recuerdo bien la pelea con la ruleta. Era el oponente lo que más me preocupaba. Se sabía que tenía una guardia peligrosa, y si le permitía imprimir la guardia araña, estaría en problemas. Pero me di cuenta de que tenía una escapatoria que yo podía aprovechar. Decidí mezclar un poco de lucha libre al principio del partido, y con eso logré obtener tres puntos cuando llegué al lado. Luego trabajé en su error para garantizarme la victoria. Me gusta competir así, con menos fuerza y ​​más estrategia”, recuerda Rigan.

Después de ganar la Roleta, Machado aún tenía la final, contra Eduardo «Jamelão» Conceição:

“Contra Jamelão hubo más presión. Presioné para pasar y montar, pero no me dio tiempo a terminar”.

Y tú, ¿tienes algún campeonato de Jiu-Jitsu inolvidable? Comenta con nosotros.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la política de cookies. Si continua navegando estás aceptándolas.    Más información
Privacidad