Las enseñanzas de Jean Feijó para ser un buen profesor de Jiu-Jitsu

Feijó y sus alumnos. Foto: reproducción

Profesor en Aurum Jiu-Jitsu en Blumenau, en el estado de Santa Catarina, nuestro GMI Jean Feijó ha tenido muchos contactos con la docencia durante su carrera artística blanda. Siempre didáctico, el cinturón negro conversó con GRACIEMAG sobre sus experiencias como instructor de Jiu-Jitsu y las principales lecciones aprendidas durante sus años en la profesión. ¡Verificar!

* ¡Únete al equipo de GMI! *

GRACIEMAG: ¿Cuál fue su primer contacto con Jiu-Jitsu?

JEAN FEIJÓ: Conocí Jiu-Jitsu, como muchos de mi generación, después de ver a Royce Gracie pelear en UFC. Como siempre fui uno de los más pequeños de mi clase, pensé que era bueno que alguien más pequeño pudiera vencer a oponentes mucho más fuertes. Vivía en un lugar muy alejado de mi ciudad y sin muchos recursos, por lo que no podía mudarme a lugares que tenían Jiu-Jitsu. Cuando comencé a trabajar en el centro, pude ir al gimnasio y entrenar al mediodía. Trabajaba con la comunicación visual y no tenía una situación económica cómoda, así que en lugar de pagar cuotas mensuales, hice pancartas, calcomanías y otro material promocional para ayudar al maestro y poder continuar la capacitación.

¿Cómo fueron tus primeros años aprendiendo Jiu-Jitsu?

Mis primeros años en los colores fueron realmente geniales, entrené y aprendí mucho, pero no fue un período organizado. No contaba con una metodología inicial, formación continua o docencia en la parte estratégica del Jiu-Jitsu. Mi maestro tenía su profesión y no se dedicó ni se preocupó tanto por el Jiu-Jitsu, por lo que ni siquiera teníamos ese celo. Las clases tenían más que ver con relajarse, divertirse con amigos. También debido a su trabajo, el profesor a menudo no asistía y el curso estaba a cargo de aquellos con las calificaciones más altas. Normalmente eran los morados, pero yo también, como cinturón azul, ya he empezado a entrenar.

Una de las muchas clases de Feijó. Foto: reproducción

Y en las competiciones, ¿tenías algún interés?

Cuando corrí en azul y blanco, obtuve buenos resultados, pero solo aprendí las reglas del cinturón morado. Mi maestro era un niño muy amable y querido, pero, lamentablemente, no estaba muy atento a las reglas y estrategias. Competimos, pero si no hubiera llegado la línea de meta, ni siquiera sabíamos si ganaríamos o no. Esto dificultó un poco el inicio de mi carrera en competición.

Otro punto es que las carreras nunca han sido tan buenas para mí. La maestra insistió en que participara, pero cuando gané, sentí que era imprescindible y cuando perdí me decepcionó mucho. Sin embargo, participé porque pensé que era importante para mi desarrollo.

¿Cómo se desarrolló tu pasión por la docencia?

Con los años, mi maestro comenzó a dar menos lecciones y a alejarse del Jiu-Jitsu. Tan pronto como obtuve el cinturón morado, mi maestro vendió su tapete, el gimnasio cerró y comenzó a enseñar con menos frecuencia y en su garaje. Éramos un poco huérfanos de Jiu-Jitsu, así que le pregunté a la maestra si podía alquilar una habitación pequeña y comenzar a enseñar a mis colegas. El espacio era muy pequeño y la alfombra era casi del tamaño de toda la habitación, lona negra con arañazos de neumáticos. El objetivo era seguir entrenando y recibir gente nueva, por si alguien quería entrenar con nosotros. No pensé en crecer y tener una escuela, era algo sencillo, pero fue entonces cuando comenzó mi gran pasión por el Jiu-Jitsu.

El trabajo del maestro puede resultar un desafío incluso para un cinturón negro. ¿Cómo te las arreglaste, incluso con el morado, para mantener un grupo?

Tenía unos diez estudiantes. Con mi maestro aquí en Blumenau, lejos del Jiu-Jitsu, he fortalecido los lazos con el líder de nuestro equipo, el maestro Alexandre Souza. Como es de Florianópolis, comencé a ir allí con el objetivo de capacitarme y aprender de él, además de llevarlo a impartir seminarios aquí en nuestra región. Fue una gran transformación, teníamos un Jiu-Jitsu muy limitado y cuando empezamos a entrenar con él, se abrió un amplio abanico de posibilidades en Jiu-Jitsu, con una visión técnica y detallada del arte. En ese punto, siempre con el morado, comencé a comprender y comprender verdaderamente el Jiu-Jitsu.

Feijó lleva a uno de sus alumnos al cinturón negro. Foto: reproducción

¿Cuáles son los principales recuerdos de su graduación de cinturón negro?

Recibí mi cinturón negro del maestro Alexandre Souza y el maestro Diógenes Dias, ambos cinturones negros del maestro Crolin Gracie. Fue una mezcla de sentimientos, una mezcla de alegría y el peso de la responsabilidad, y resultó que no me sentía tan feliz. Pero fue un momento importante para mí. Como no había otros cinturones negros en la ciudad y mi maestro estaba ausente, era importante que tuviéramos un cinturón negro local. En este punto de mi carrera que estábamos creciendo mucho, recibir el negro del Maestro Alexandre fue muy importante. El Maestro Diógenes Dias tiene mi respeto, mi amistad y me enseñó mucho, pero el Maestro Alexandre Souza es el tipo que más entiende el Jiu-Jitsu que he visto, tiene una lectura y una visión únicas del Jiu-Jitsu. Recibir el cinturón negro de sus manos fue un honor sin precedentes, estoy muy orgulloso de ello.

Anteriormente has enfatizado la importancia de una visión técnica para la práctica de Jiu-Jitsu. ¿Cuál es la importancia de esta perspectiva para la enseñanza del arte suave?

Todo deporte tiene una forma ideal, pero el Jiu-Jitsu es totalmente versátil, por lo que el practicante puede tener cualquier forma física y llevarse bien, solo depende de su capacidad para adaptarse y entender lo que debe usar. Observar a un atleta y orientarlo hacia el perfil de juego ideal, el movimiento y la estrategia, y luego dirigir a otro atleta de una manera totalmente diferente es un juego muy complejo y creo que es fenomenal. Puedo ser un gran campeón si conozco cinco o seis técnicas de Jiu-Jitsu, pero para ser un gran maestro, necesito saber mucho y tener un buen ojo estratégico. Un gran maestro debe ser muy apasionado por el aprendizaje para que pueda despertar la misma pasión en el alumno.

Además de trabajar como docente, también eres técnico de alto rendimiento en Blumenau. ¿Cuál es la principal diferencia entre estas importantes funciones?

Como profesora de Jiu-Jits, trato de desarrollar mejor a mis alumnos, de enseñarles todo lo que creo que necesitan saber y de hacer que ellos y su Jiu-Jitsu sean aún mejores. Como entrenador, necesito sacar lo mejor del atleta, observar lo que ese atleta tiene para ofrecer e insistir en ese punto para que sea un campeón. En otras palabras, el entrenador explora lo que mejor tiene el atleta y el maestro le enseña a ese atleta a ser cada vez mejor.

«Un gran maestro necesita amar el aprendizaje para despertar esa misma pasión en el alumno». Foto: reproducción

La presión para competir en Jiu-Jitsu varía entre los atletas, influyéndose mutuamente intensamente y no tanto. Teniendo esto en cuenta, ¿cómo les aconseja a sus alumnos que aborden este problema?

Tengo un estudiante que dice que solo necesita ser mejor que su oponente en algún momento de la pelea. Creo que esta es una gran lección que te anima a concentrarte en la solución. A veces, si veo una pelea y considero el enfoque de mi oponente, su prestigio, será un gran problema para mí. Necesitamos enfocarnos en la solución. Es fundamental tener este cambio de pensamiento, no preguntarse si es capaz de ganar, sino cómo va a ganar. Apartar la atención del problema y ponerla en la solución es una de las grandes enseñanzas del Jiu-Jitsu.

¿Considera que la preparación mental es tan importante como la aptitud física?

Hay que entender que el chico puede tener la máxima capacidad técnica, fuerza y ​​preparación, pero si no tiene buena cabeza no podrá poner en práctica su juego. Tengo varios alumnos con un nivel técnico muy alto y a los que les encanta competir pero no pueden rendir en competencias. Por eso, comencé a dedicarme más al estudio de la mente humana y comencé a tomar un curso de programación neurolingüística, que es sensacional para el Jiu-Jitsu. Además, también estudio coaching para trabajar mejor con mis atletas.

¿Y cómo han influido estos cursos en su enseñanza?

Después de hacer estos estudios, comencé a ver cómo transformar el Jiu-Jitsu en la mente de las personas. En la programación neurolingüística, cambiamos factores en la mente de los demás a través de la emoción y el Jiu-Jitsu funciona de la misma manera. La enseñanza de la caída y la elevación, por ejemplo, es hermosa en el papel, pero probada no tiene precio. Una cosa es para mí animarte a perseverar y buscar la solución a tus problemas, pero otra cosa es demostrártelo sobre el tapete. La emoción es la forma más eficaz de aprender a dejarse absorber por nuestra cabeza. Entender esto fue un hito en mi carrera docente.

El Centro de Formación Feijó es la base operativa de nuestro GMI. Foto: reproducción

Mirando hacia atrás, ¿cuáles fueron los principales cambios que la experiencia trajo a su academia?

Desde el punto de vista deportivo, frené. Queríamos producir muestras a toda costa, pero hoy me dedico mucho más a crear una buena estructura porque sé que, de ahí, saldrán las estrellas que llevarán nuestro nombre adelante. Tengo varios campeones aquí, pero ningún cinturón negro adulto en ningún lugar del mundo. Sé que en cuanto entrenemos a un deportista con este modelo, atraeremos a muchos más en la misma trayectoria. Desde el momento en que uno lo hace, los demás llegan a creer que es posible. Nuestro objetivo con Jiu-Jitsu es trabajar en nuestro sistema de clases, por eso ofrecemos cursos exclusivos para hombres y mujeres en nuestra academia, para competencia, para principiantes, clases en inglés y dividimos las edades de una manera reflexiva para maximizar el ‘aprendizaje . Hoy, el Jiu-Jitsu deja la refriega y se mueve al borde del deporte, pero creo que la culminación de esta evolución estará en la calidad de vida.

En 2020, la pandemia de Coronavirus llegó con todo y provocó una interrupción repentina de nuestras rutinas y planes. Ante este escenario, ¿cuáles son los planes actuales para Aurum Jiu-Jitsu?

Tenemos varias sucursales en nuestro estado y estamos listos para abrir nuestro primer gimnasio en Irlanda tan pronto como termine el bloque. El objetivo es trabajar en el extranjero con franquicias Aurum en colaboración con profesores que quieran trabajar en esos lugares. Con esto en mente, ya dispongo de Jiu-Jitsu en inglés en mi academia, que es una clase común, pero solo nos comunicamos en inglés, para que nuestros alumnos y profesores que estén pensando en irse al extranjero puedan empezar a practicar la lengua.

Noche ocupada en Feijó CT. Foto: reproducción

graciemag_assine_barra

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la política de cookies. Si continua navegando estás aceptándolas.    Más información
Privacidad