3 lecciones que aprendí como mujer en jiu jitsu

El Jiu Jitsu es difícil para todos. A veces, las mujeres que practican Jiu Jitsu pueden experimentar luchas adicionales como intimidación, frustración o desánimo. Estoy escribiendo este artículo para decirte que no tiene por qué ser así.

Soy una pequeña madre soltera, de 155 cm / 52 kg, que comencé con Jiu Jitsu a mediados de los 30. La mayoría de los extraños piensan que soy demasiado pequeño, demasiado mayor o no lo suficientemente fuerte para entrenar, pero eso no es cierto.

He logrado el éxito en competiciones y sobresalí en Jiu Jitsu. Hago lo mejor que puedo, nunca me rindo, no escucho a los que me odian y sigo buscando formas de mejorar cada día. Aquí hay tres lecciones valiosas que aprendí del entrenamiento de Jiu Jitsu.

La técnica se puede utilizar para combatir la fuerza.

La mayoría de los practicantes de Jiu Jitsu conocen la cita de Helio Gracie,

“Siempre asume que tu oponente será más grande, más fuerte y más rápido que tú para que aprendas a confiar en la técnica, el tiempo y el apalancamiento en lugar de la fuerza bruta”.

Es 100% cierto.

Siendo una mujer pequeña, me atasqué en el control lateral y monté más veces de las que podía contar. Ella siempre ha sido dura como una cinta blanca e incluso azul para luchar contra la presión de un oponente mucho más grande (con 5’1 ″, todos son más grandes que yo).

Cuando nos encontramos en estas situaciones, puede resultar abrumador. Recuerdo que me sentí tan frustrado tirado allí, atascado, usando todas mis fuerzas tratando de salir de estas posiciones en vano.

Pero lentamente, comencé a cambiar mi forma de pensar de “No puedo salir de esto” a “hay una manera”. Me concentré en la técnica en lugar de en mis circunstancias. Perforé las juntas una y otra vez hasta que no pude perforar más. Ahora, al disparar con un oponente más grande y mucho más fuerte, puedo perder rápidamente el control de la montura y del costado.

También descubrí que puedo usar barridos de manera más efectiva contra oponentes más pesados ​​usando su distribución de peso contra ellos. Cuando se inclinan demasiado hacia un lado, la gravedad toma su peso por mí y el barrido es casi sin esfuerzo.

Dicho esto, siempre habrá quienes puedan forzar una sumisión al abrumarte. Le sucede tanto a mujeres como a hombres. Pero esta bien. Así es la vida. Y realmente, ¿a quién le importa? Si te enfocas en la técnica y entrenas tu corazón, te pondrás en un lugar mejor mental y físicamente.

Sea paciente y siga perforando. No te compares con los demás. Concéntrese en mejorar cada día.

El tamaño no importa, el corazón sí

El boxeador profesional Joe Louis dijo:

“Puedo enseñarte todas las técnicas y trucos que conozco, pero nunca podré convertirte en un luchador. Viene de dentro y es algo que nadie más te puede dar”.

La mentalidad lo es todo. Creo esto con todo mi corazón. Lo aprendí en carrera y recuerdo el momento en que me vino a la mente.

Compití en un torneo local en el cinturón azul y cambié a la división de cinturón morado ya que no había nadie en mi categoría de peso en mi división. Mi primer juego duró una hora agotadora. Pero en medio de ese partido, vi un cambio en la mentalidad de mi oponente.

Se rindió, se desanimó y dudó de sí misma. También me lo contó durante la pelea. En ese momento, me di cuenta: “Puedo ganar esto”.

Yo no era mejor que ella. Ya no estaba capacitado. Estaba un nivel por encima de mí y tenía mucha más experiencia. Pero lo quería más y la sumisión o la victoria siempre va para la persona que más lo quiere. Ese día gané ese juego, no porque fuera mejor en Jiu Jitsu, sino porque no me rendí.

Mujer en Jiu Jitsu haciendo un brazo

No importa quién sea tu oponente o cómo te sientas en las colchonetas, pon tu corazón en cada tiro. No solo desarrollarás la memoria muscular, sino que también fortalecerás tu fuerza mental.

Puede que seas la única mujer en las colchonetas, y está bien

Puede parecer intimidante ser la única mujer en la clase o incluso en todo el gimnasio, pero tus compañeros de equipo, hombres o mujeres, están ahí para ayudarte a crecer. Disparar con hombres puede ser una gran experiencia y puede ayudarte a desarrollar tu carácter, autoestima, fuerza y ​​técnica.

Siempre les digo a mis oponentes que no se lo tomen con calma. No quiero que nadie se vuelva contra mí solo porque soy mujer. Quiero desafiarme a mí mismo y ver cuán exitoso soy cuando me prueban.

Ir con hombres siempre es valioso para mi progreso en Jiu Jitsu porque soy empujado al límite de mis habilidades y forzado a encontrar salidas en las situaciones más difíciles.

Disparar con hombres también le dará una ventaja en la competencia cuando esté en una división con mujeres de la misma categoría de peso. Es como balancear un bate más pesado antes de golpear una pelota de béisbol o hacer boxeo de sombras con pesas de mano.

Cambiar de un oponente pesado a uno más ligero hará que las técnicas sean casi sin esfuerzo y te ayudará a fluir mejor a través de los movimientos.

En términos del aspecto de autodefensa del Jiu Jitsu, rodar con hombres te preparará para cualquier situación que pueda suceder en la vida. Dios no quiera que alguien te ataque algún día, pero si surge la situación, ya estarás acostumbrado a luchar contra alguien mayor que tú y estarás preparado con técnicas que realmente funcionan contra personas más pesadas y fuertes.

Resumen

Jiu Jitsu es un deporte estimulante, especialmente para las mujeres. Algunos dicen que es el deporte más duro que existe. Pero como mujer en Jiu Jitsu, puedes sacar provecho de algunos aspectos de tu entrenamiento.

Puede trabajar con compañeros de entrenamiento más pesados ​​para crear una ventaja para usted en las colchonetas solidificando su técnica y probando sus límites. Muéstrate de qué estás hecho. Puede descubrir que es mucho más fuerte de lo que pensaba.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la política de cookies. Si continua navegando estás aceptándolas.    Más información
Privacidad