A TRAVÉS DEL LLAVERO: FRANKY DE MOOR

Muchos de nuestros entrenadores internacionales y ex atletas conocerán a Franky De Moor, Árbitro Jefe de EJU, por su experiencia en el tapete, gane o pierda, tiene la reputación de ser un árbitro fantástico de clase mundial. Pero, ¿por dónde empezó todo?

En uno de los clubes de judo más antiguos de Bélgica, el “Beveren-Waas”, fundado en 1951, Franky de 9 años comenzó a practicar judo después de los Juegos Olímpicos de Tokio en 1964. Después de quedar tan impresionado por Anton Geesink (NED) en la final , fue impulsado y por eso Franky se convirtió en el campeón juvenil belga de 1971 solo 7 años después. Sin embargo, su carrera competitiva se vio truncada cuando asumió el cargo de gerente de su club con solo 21 años cuando el gerente se retiró, todavía enseñando allí dos veces por semana. Aunque sus roles y prioridades habían cambiado, continuó entrenando, entrenando y compitiendo hasta los 33 años.

Me di cuenta demasiado tarde de que el entrenamiento y las carreras no son realmente combinables. Seguí compitiendo a nivel nacional, pero con el club como primera prioridad. En un momento, la Federación obligó a los clubes a entregar al menos un árbitro, porque había escasez de árbitros. Para evitar multas en el club, solicité el curso y me convertí en árbitro sin ambiciones de continuar.

Franky, 18 años.

Ciertamente, no esperaba que le gustara tanto como a él y, como resultado, su Federación lo alentó a continuar por este camino. Afortunadamente, los entrenadores asistentes con los que trabajó le facilitaron la decisión, ya que podía dejar el club en manos capaces y en 1995 aprobó el examen de árbitro continental.

La carrera de Franky como árbitro duró 14 años, incluidos 14 Campeonatos de Europa, 10 Campeonatos del Mundo y 2 Juegos Olímpicos, pero estaba a punto de asumir otro desafío.

El Director de Árbitros Jan Snijders me pidió que me uniera a la Comisión de Árbitros de la EJU en 2010. En ese momento parecía una continuación lógica, pero fue una decisión difícil ya que Londres 2012 todavía era una opción como árbitro. Acepté la oferta de Jan, que en realidad era mi padre árbitro junto con Juan Carlos Barcos. Así que desde 2010 en adelante me convertí en miembro de la Comisión de Árbitros después de mi última competencia como árbitro en el Grand Slam de Tokio en diciembre de 2009.

A lo largo de su carrera ha habido muchos desarrollos que han dado lugar a un completo sistema de asistencia. En el momento en que se unió al comité, los jueces laterales todavía estaban en el tapete y el sistema de asistencia administrado por los miembros del comité, con la tecnología para ayudar a los árbitros a tomar la decisión correcta.

Jan Snijders se dedicó por completo a la IJF, por lo que un director de árbitros recién nombrado se unió después de los Juegos Olímpicos de 2016, un célebre judoka y entrenador, Alexander Jatskevitch. Franky puede atestiguar, este fue el comienzo de una nueva era,

Alexander me pidió que asumiera el papel de Comisionado Jefe de Arbitraje. Todo el mundo sabe que Alexander no fue árbitro, pero fue un gran campeón y entrenador con un gran conocimiento del judo, sin empezar a hablar de sus habilidades humanas. Y luego, seguimos adelante con una comisión de árbitros recién instalada, 10 en total, porque en cada evento de EJU, la comisión de árbitros tenía que estar presente.

El director de árbitros de la EJU, Alexander Jatskevitch y Franky.

Este nuevo equipo de comisionados eran todos experimentados, buenos amigos que tenían experiencia en el arbitraje de Campeonatos del Mundo y Juegos Olímpicos, todos con un director de árbitros a la cabeza que es muy respetado por los atletas y entrenadores. Los antecedentes de Alexander contribuyen a la relación con los entrenadores actuales cuando se discuten las decisiones, ya que él ha estado en su posición antes, dentro y fuera de la lona. El arbitraje es un papel fundamental en el judo, una decisión puede hacer o romper el futuro de un atleta que ciertamente no está perdido para Franky y el equipo.

Somos conscientes de que una decisión incorrecta puede llevar a una posible eliminación de deportistas para eventos importantes. Es fundamental que el equipo de árbitros tome la decisión correcta. La responsabilidad final recae en el director de árbitros, quien, en cooperación con los miembros de la comisión y el apoyo técnico de nuestro experto en video Marc Hampel, toma la decisión final y si se cambia o no la decisión del árbitro.

Minsk OTC.

Esta situación también se ve favorecida por los seminarios regulares de arbitraje y entrenamiento que brindan a ambas partes la oportunidad de comprender las decisiones tomadas y llegar a un entendimiento mutuo de las reglas que inevitablemente han cambiado a lo largo de los años. Este elemento educativo es tan importante para asegurarse de que todos estén en sintonía, afortunadamente esto ha continuado durante la pandemia con seminarios web semanales para árbitros que se espera que comiencen de nuevo. En su mayor parte, estos cambios han sido aceptados y entendidos universalmente, Franky cree que todos fueron hechos en beneficio del deporte.

Todas las modificaciones se realizaron de común acuerdo con expertos de diferentes grupos de nuestra comunidad de judo. Incluso los medios de comunicación son a veces responsables de adaptar las reglas. Y de hecho, actualmente la forma en que se presenta el judo en los medios, en la televisión, etc. Se ha vuelto tan profesional y hermoso a la vista. Personalmente, creo que el mayor hito en el arbitraje ha sido la introducción del sistema de asistencia, el uso de tecnología para asegurarse de que se tomen las decisiones correctas.

Los deportistas recuerdan a sus árbitros, partidos importantes y quién era la tercera persona en la colchoneta, pero los nervios también los pueden sentir los árbitros, incluso los grandes torneos son el pináculo de sus carreras. Al preguntarle a Franky cuáles fueron sus más memorables, obviamente los Juegos Olímpicos dejaron una gran huella.

Atenas 2004 fue mi primera Olimpiada y esta fue especial, obviamente porque fue la primera y también fue donde se fundaron las Olimpiadas. Pero en realidad el mejor recuerdo que tengo fue en Beijing 2008. Desde el punto de vista de la organización pero también del nivel de judo. También tengo la sensación de que Beijing ha sido en general mi mejor actuación como árbitro. Obviamente la final en Atenas -90 kg entre Zurab Zviadauri (GEO) e Izumi Hiroshi (JPN) y la final en Beijing -60 kg por Choi Min-Ho (KOR) contra Ludwig Paischer (AUT) y -70 kg Ueno Masae (JPN) y Anaysi. Hernández (CUB) son peleas memorables para mí.

Imagen del cursor

Juegos Olímpicos de Beijing 2008, final -60 kg.

Imagen del cursor

Juegos Olímpicos de Atenas 2004, final de -90 kg.

Eventos como los Juegos Olímpicos suelen ser el objetivo final de los judokas y árbitros de alto rendimiento, pero el año pasado la pandemia suspendió este gran evento, lo que obligó a la comunidad a adaptarse y aceptar una nueva propuesta. Franky cree en el lema de EJU de que el judo es en realidad más que un deporte y explica que es un estilo de vida con valores importantes, convencido de que estos valores ayudarán a las personas a manejar este momento difícil. Los atletas, en particular, no necesitarán que los alienten para regresar a la competencia, ansiosos por llegar a casa en el tapete.

Creo que los judokas que compiten por los Juegos Olímpicos nunca han dejado de entrenar. Salvo los primeros meses, en muchas federaciones pudieron entrenar en su “burbuja”. Supongo que solo faltan los campos de entrenamiento internacionales. El aplazamiento de los Juegos Olímpicos se ha creado a partir de lo que escucho experiencias negativas pero también algunas positivas. Por ejemplo, jugadores con una lesión que pueden recuperarse por completo y jóvenes que tienen un año más para desarrollarse.

Málaga OTC

Franky ha dedicado su vida al judo, comenzando desde niño con el sueño de replicar el éxito del héroe Anton Geesink hasta el día de hoy como jefe de la comisión de arbitraje, por lo que obviamente el impacto en su vida y la de su familia es enorme. .

Pasé todo mi tiempo libre practicando judo. Sin su apoyo [family] es imposible hacer lo que he hecho. Primero como atleta, luego como entrenador, entrenador, árbitro y miembro de la comisión. Antes de la pandemia, estaba en el extranjero más de 15 veces al año para asistir a los eventos de EJU. Además, siempre he intentado combinar mis actividades de EJU con el apoyo de mi federación. Ayuda donde sea necesario en las competiciones en Bélgica y desde 1984 soy miembro de la comisión de grado Dan. Evidentemente, el judo me ha devuelto mucho. Conoce gente, haz amigos en todo el mundo.

Panel de los Juegos Europeos de 2019 en Minsk.

La dedicación de nuestro equipo, miembros y familia nunca pasa desapercibida y sobre todo en el último año, mirar la vida y antecedentes de nuestro formidable equipo, demuestra lo comprometidos que están y lo profundo que es su amor por el deporte, dando explicaciones. al éxito de nuestra Unión Europea de Judo.

Autor: Thea Cowen


Para compartir

Telegrama
Whatsapp
Email

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la política de cookies. Si continua navegando estás aceptándolas.    Más información
Privacidad