El ascenso y la caída de John Tate

Ha pasado un cuarto de siglo desde la muerte del ex campeón de peso pesado John Tate, escribe Matt Christie

HOY marca el 24 aniversario del fallecimiento de John Tate. Un hombre que alguna vez fue considerado como uno de los mejores pesos pesados ​​del mundo está hoy casi olvidado.

Knoxville salvó a John Tate antes de que fuera su muerte. En 1975, cuando era un peso pesado aficionado de Memphis, llamó la atención del gerente y entrenador Ace Miller, quien le dijo a Tate que si se mudaba a Knoxville lo convertiría en un campeón mundial de peso pesado.

Tate ganó una medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de 1976, pero la fanfarria que recibió la llegada profesional de sus compañeros de equipo Ray Leonard, los hermanos Spinks y Howard Davis Jnr estuvo ausente en gran medida. Una derrota por KO en un asalto ante Teófilio Stevenson en las semifinales quizás no sea la declaración de cierre ideal en Montreal.

A principios de 1979, no estaba clasificado, pero pronto siguieron impresionantes palizas a Duane Bobick y Kallie Knoetzee. En octubre, fue a Sudáfrica, donde 86,000 fanáticos lo vieron superar a Gerrie Coetzee en 15 asaltos para ganar el título de peso pesado de la AMB que había dejado vacante Muhammad Ali.

La división buscaba un nuevo líder tras el retiro de Ali, y Tate estaba decidido a llenar el vacío. Un enfrentamiento con el gobernante del WBC, Larry Holmes, fue una de las mejores peleas que se pudieron hacer. El promotor de Tate, Bob Arum, también estaba discutiendo una pelea con el supuestamente regreso de Ali.

Si su ascenso a la cima fue rápido, la desaparición fue vertiginosa. En marzo de 1980, perdió ante Mike Weaver, un desesperado golpe en el último minuto de su ronda de 15 asaltos que envió a Tate de cara e inconsciente a la lona. Tate estaba muy por delante en puntos en ese momento. Fue una gran sorpresa y cambió el guión para ambos.

“Dondequiera que fui, me atormentaba la forma en que perdía con él”, dijo Tate sobre estar en el lado equivocado de una historia para sentirse bien. “No puedo olvidarlo. La gente no me dejará olvidarlo. Siempre me atormentará».

Otro colapso dramático siguió cuando Trevor Berbick lo detuvo en nueve. Pelearía esporádicamente contra una oposición modesta hasta 1988, cuando Noel Quarless de Liverpool lo superó en 10 asaltos en York Hall. Con solo 33 años, Tate habló de su batalla de cinco años contra la adicción a la cocaína.
Afirmó que había estado sufriendo dolores de cabeza por sinusitis “durante meses” en 1983. Ningún medicamento funcionó, dijo. Luego, un amigo le dijo que una bocanada rápida de cocaína sería suficiente. Eso suena como un cuento, pero es indiscutible que la droga responsable de más hemorragias nasales que el boxeo en los años ochenta pronto se convirtió en un elemento fijo en la vida de Tate.

“Empecé a preguntarme cómo me sentiría si no tuviera dolor de cabeza”, le dijo al Knoxville Journal. “Un mes después de que comencé a tomarlo, compré algunos para mí. Me enganché. «

Entre 1983 y 1988, Tate estimó que gastó alrededor de 400.000 dólares en su hábito, incluido un reloj Rolex de 18.000 dólares que cambió por una libra de la droga. Tate, que no sabía leer ni escribir, perdió el control de su patrimonio. En 1985, su esposa Claudia lo ingresó en un centro de rehabilitación y drogas.

Su relación con Ace Miller terminó. “Estábamos bien, incluso después de las derrotas ante Weaver y Berbick, luego se involucraron influencias externas”, dijo Ace. «Ya no era el hombre que conocí y verlo así me rompió el corazón».

Tate dijo: “Cuando consumía drogas era como si me encerrara en la cárcel. Tiré la llave. Todo lo que pensé fue en una forma de comprar las cosas».
La derrota ante Quarless terminó oficialmente con la carrera de Tate 34-3 (23). Su propiedad fue subastada en 1989 en un esfuerzo por pagar sus deudas. Estacionaba autos, tiraba basura, trabajaba como portero e incluso pedía limosna en las calles. En los últimos años de su vida estuvo entrando y saliendo de prisión por violar la libertad condicional.

Horas antes de morir fue visto afuera de un bar en Knoxville. “Estaba feliz y bailando con la música en las calles”, dijo un amigo. “Era un hombre tan amable y adorable. Me dio un abrazo y se despidió”.

A las 3 am del 9 de abril de 1998, John Tate, de 43 años, estrelló su camioneta contra un poste de luz. Había sufrido un derrame cerebral y tenía un tumor cerebral. Fue declarado muerto en la escena, a una milla de donde entrenó para ganar su título de peso pesado.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la política de cookies. Si continua navegando estás aceptándolas.    Más información
Privacidad