¿Por qué es incorrecto llamar al karate un arte marcial?

¡Compartir es demostrar interés!

Aquellos extremadamente apasionados por las artes marciales tienden a ser bastante estrictos con respecto a lo que califica exactamente como un arte marcial.

Los laicos que no toman el arte del combate tan en serio pueden sorprenderse al saber que muchos entusiastas y practicantes no consideran el karate como un arte marcial en absoluto. Después de todo, cuando la mayoría de la gente piensa en “artes marciales”, ¿no es lo primero que se les viene a la mente a un feroz héroe pateador de kárate? ¿Por qué no sería un arte marcial?

Aquí explicaremos qué define un arte marcial, si el karate cumple con esa definición y, de no ser así, en qué categoría podría caer.

¿Qué es un Arte Marcial?

Antes de determinar si el karate es o no un arte marcial, debemos definir qué es un arte marcial. Afortunadamente, hay varias definiciones posibles que debemos tener en cuenta.

Algunas personas definen las artes marciales como prácticas que se usan efectivamente para el combate militar. El kárate, al igual que otras artes marciales como el taekwondo y el muay thai, tiene un historial de estar incluido en los programas de entrenamiento militar y policial.

En esta escuela de pensamiento, solo hay un objetivo para aprender artes marciales: derrotar a tu oponente hasta asegurar la victoria.

¿Por qué es incorrecto llamar al karate un arte marcial?

Muchos otros, especialmente hoy, tienden a tener una definición más indulgente. Incluyen prácticas como el tiro con arco, el manejo de la espada y la lucha con palos como artes marciales en lugar de contar solo el combate cuerpo a cuerpo.

También ven las artes marciales no principalmente como un modo de combate, sino como un método de autodefensa y superación personal.

Muchos instructores de artes marciales enseñan a sus alumnos que las técnicas aprendidas en clase nunca deben usarse para atacar o maltratar a otros, solo para salir de una situación peligrosa al incapacitar al atacante el tiempo suficiente para escapar.

También enfatizan la importancia espiritual de las artes marciales. Entrenar con un buen instructor y compañeros de clase tiene muchos beneficios que no están relacionados con el combate, tales como:

  • Construyendo la confianza de un estudiante
  • Ayudándolos a hacer amigos
  • Desarrolla habilidades de resolución pacífica de conflictos.
  • Ampliando su comprensión del mundo.
  • Les enseña paciencia, disciplina, respeto y compasión.

Esta definición de artes marciales enfatiza la mejora de uno mismo en lugar de desarrollar poder físico.

¿Karate califica como un arte marcial?

¿Por qué es incorrecto llamar al karate un arte marcial?

Aunque a menudo se le llama un arte marcial exclusivamente japonés, la historia del kárate es un poco más compleja. Mirando hacia atrás en sus primeras iteraciones, es posible que no lo reconozca. Tomó siglos de mezcla cultural y desarrollo de múltiples escuelas de práctica para llegar a lo que hoy conocemos como karate.

El karate se originó en el este de Asia alrededor del año 527 d.C. El monje budista Bodhidharma (ahora llamado Daruma en Japón) observó que los monjes Shaolin en China no tenían la fuerza física para meditar durante períodos prolongados.

Les enseñó ejercicios para fortalecerlos mental y físicamente, que se extendieron por toda China y hasta Okinawa y las otras islas Ryukyu que algún día serían parte de Japón.

El estilo con el que la mayoría de la gente está familiarizada es el karate de Okinawa, que fue utilizado por primera vez por la gente de las Islas Ryukyu en el siglo XVII cuando las fuerzas imperiales japonesas invadieron el reino. Solo a los samuráis se les permitía portar espadas, por lo que los okinawenses se entrenaban en el combate con las manos desnudas, combinando los estilos locales y las enseñanzas chinas.

Después de que Japón asimiló las islas Ryukyu, la práctica se popularizó en todo el país. En los siguientes siglos, los clubes de kárate y los dojos comenzaron a surgir en todo Japón, no para desarrollar el poderío militar, sino para mejorar el cuerpo y la mente de los practicantes a través del entrenamiento.

¿Se puede ser un artista marcial sin arte marcial?

Algunos argumentan que si bien el kárate en sí mismo puede no ser un arte marcial, sus practicantes siguen siendo artistas marciales. Si bien las artes marciales como concepto tienen orígenes militares y de combate, los artistas marciales en sí mismos no se definen por la cantidad de oponentes que vencen, sino por su dedicación de por vida al crecimiento a través de la disciplina que practican.

Tus conclusiones dependerán de lo que discutimos anteriormente: tu definición de lo que califica como un arte marcial. Sin embargo, antes de que te decidas, considera también que hay otra categoría en la que el karate puede encajar mejor: los deportes.

¿Es el kárate un deporte?

Teniendo en cuenta todo lo que hemos aprendido, también podemos decir que el kárate se ajusta mejor a la definición de deporte que a la definición de arte marcial.

Un deporte generalmente se define como una actividad atlética competitiva que se enfoca en la habilidad o destreza física, realizada de forma independiente o como parte de un equipo.

Karate es una demostración de habilidad atlética, técnica impecable y la belleza del arte. En la competencia, los practicantes no son juzgados por la rapidez o la brutalidad con la que derriban a su oponente, sino por lo bien que realizan los movimientos ellos mismos. Como muchos otros deportes, también es una muestra de orgullo cultural.

Como declaró Miguel Da Luz, un funcionario del Centro de Información de Karate de Okinawa, “el karate de Okinawa nunca se ha tratado de vencer a tu oponente o ganar la victoria. Se centra en el desarrollo personal y la mejora del carácter.

Esto refleja la personalidad del pueblo de Okinawa. La mentalidad isleña siempre ha sido más diplomática que agresiva para resolver disputas”.

Después de décadas de cabildeo para su inclusión, el comité olímpico reconoció al kárate como un evento oficial. El karate debutó en los Juegos Olímpicos de Verano de 2020 en Tokio, dividido en competiciones de Kumite (partidos uno contra uno que se ganan adquiriendo puntos) y Kata (demostraciones individuales de formas).

Aun así, no estamos diciendo que el karate sea ineficaz para el combate real. Las técnicas de karate son esenciales para estilos como las artes marciales mixtas (MMA), especialmente las técnicas poderosas de golpe como la patada lateral y la patada frontal.

Aprovechar estos movimientos básicos esenciales puede significar la diferencia entre la victoria y la derrota en un partido. Debido a que el kárate ya es una combinación de varios estilos diferentes, se podría decir que es la disciplina perfecta para entrenar si quieres tener éxito en MMA.

¿Por qué es incorrecto llamar al karate un arte marcial?

Conclusión

Ahora que ha aprendido más sobre la historia y los propósitos del kárate, puede comprender mejor por qué es más exacto llamar al kárate un deporte en lugar de un arte marcial.

¡Esperamos haber despertado tu curiosidad también! Hay mucho más que aprender sobre la complejidad del kárate y otras disciplinas en todo el mundo.

¡Compartir es demostrar interés!

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la política de cookies. Si continua navegando estás aceptándolas.    Más información
Privacidad